Home > "Box/MMA/Lucha" > La hora de la verdad

Saúl Álvarez y Gennady Golovkin se encontrarán en el ring de la T-Mobile Arena sin cadenas éticas y morales que los condicionen. En juego estarán, además del orgullo y la supremacía libra por libra en el pugilismo, los campeonatos mundiales de peso Medio del CMB, AMB y OIB.

El episodio I de la Canelo vs Golovkin no cumplió con su objetivo, sino todo lo contrario. Nadie, incluido sus protagonistas, quedó conforme con el resultado: un empate dividido (un juez vio ganar a Saúl, otro a Gennady y el último firmó la paridad) no respondió a la pregunta de quién es el mejor boxeador en la actualidad.

Cuando se anunció esta batalla de desempate, fechada para el 5 de mayo, tanto Saúl Álvarez como Gennady Golovkin desconocían que el rumbo de su relación estaba por tomar un rumbo muy distinto.

La Comisión Atlética de Nevada encontró rastros de la sustancia Clembuterol en pruebas previas anti-dopaje, en febrero, realizadas al “Canelo”. La consecuencia fue una suspensión retroactiva de 6 meses para el mexicano que orilló a que la Pelea de la Verdad estuviese en riesgo de ser cancelada.

Para fortuna del boxeo, hubo arreglo y la nueva fecha del desempate se pactó. Lo que se quebró fue el respeto entre Saúl Álvarez y Gennady Golovkin. El segundo acusó al primero de ser un peleador sucio, tramposo; su entrenador, el también mexicano Abel Sánchez, complementó la combinación de golpes cuestionando su valentía en el ring.

El “Canelo” Álvarez no supo digerir las injurias que recibió y devolvió metralla, en conjunto con “Eddy” y “Chepo” Reynoso, sus entrenadores. La guerra había comenzado y no se detendría ni un día antes del Pelea de la Verdad.

En plena ceremonia de pesaje, Álvarez y “GGG” estuvieron muy cerca de obligar a que la campana de arranque sonase: en el ritualístico cara a cara los ánimos se encendieron cuando el espacio entre ellos se redujo al mínimo.

En el plano estrictamente boxístico, la estadística muestra que en la primera pelea la efectividad entre la cantidad de golpes lanzados y tirados fue mayor para Saúl “Canelo” Álvarez, a pesar de que Gennady Golovkin tiró 200 golpes más que él.

De igual forma, los llamados golpes de poder, los más contundentes, fueron conectados en mayor cantidad por el tapatío. El único round estadístico que ganó el kazajo fue el de los jabs, en donde claramente dejó atrás a su rival.

Por las cualidades y edad de sus protagonistas, no puede vislumbrar una Canelo vs Golovkin II muy distinta a su primera versión. “GGG” solo sabe ir al frente, aplastar a su rival a fuerza de sus nudillos; Álvarez tendrá que poner en el ring de la T-Mobile Arena la dosis de finura boxística: eludir las bombas enemigas para contragolpear con velocidad a fuerza de combinaciones.

Leave a Reply