Home > "Toros" > Ureña y Joselito…¡Al estilo Jalisco!

Ureña y Joselito…¡Al estilo Jalisco!

Luis Fernando Loza Lepe

Foto: Casa Toreros

 

Dos faenas con su sello, con clase, solera y mando, aderezadas con su interpretación personal del toreo con arte y que rubricaron con sendas estocadas recibiendo, se tradujeron en triunfos indiscutibles para Paco Ureña y Joelito Adame, de dos orejas cada uno, en el esperado festejo Charro Taurino de Tlaquepaque.

Ureña se fue por delante, le tocó en turno lidiar a ‘Samarqueño’ de San Isidro, enemigo con toque de codicia que le permitió dibujar derechazos con mucha dimensión, largos y tersos que llegaron muy dentro de la concurrencia. Ni el biombo ni el público dudaron de las dos orejas concedidas.

Adame, por su parte, salió a disfrutar del entorno, su traje charro color tabaco fue el centro de atención cuando se enredó por la cintura al de Barralva que le tocó en suerte, fiel a su costumbre levantó a la concurrencia de su asiento cuando en un palmo de terreno su muleta era el camino de su enemigo.

También como le gusta se atracó de toro en la suerte suprema para dibujar de blanco la placita de San Pedro, cortó dos orejas que paseó sonriente por el ruedo.

Antes, Antonio Ferrera regaló importantes destellos de su clase, bajó los brazos con el capote y toreó largo y firme con la muleta, despachó con certera estocada que le valió una oreja, plenamente justificada tras sacarle –con mucho arte-, agua a una piedra.

Juan Pablo Sánchez sustituyó a Sebastián Castella en la noche Charra de Tlaquepaque, estuvo voluntarioso pero con poca suerte ante un astado con poca transmisión, similar el caso de Luis David Adame, a pesar del cuidado que tuvo en la vara con su toro, no hubo condiciones para lograr algo importante y abrevió.

Jerónimo fue el menos afortunado de la noche, se topó con un ejemplar de Xajay que puso de cabeza el ruedo. Soso, peligroso, espión y que jamás embistió con claridad.

El diestro le puso el pecho a un verdadero crucigrama al que logró someter solo por instantes, eso sí de mucha valía. La gente le agradeció su enorme voluntad por agradar y lo sacó al tercio

Leave a Reply