Home > Columnistas > "Francisco Carmona Solís" > México coronará a Hamilton

En las dos ediciones que se han celebrado en ésta, la Tercera Época del Gran Premio de México, valedero para el Campeonato Mundial de Pilotos y Constructores, la organización ha sido reconocida por realizar la justa más destacada de las temporadas 2015 y 2016 y la idea de que la historia se repita en éste 2017.

 

Una cosa es segura: tantas autoridades (FIA), los propietarios de los derechos del mundial (Formula One Magnament), los miembros de los equipos y básicamente, los pilotos, han recalcado y no sólo en México, sino en diversos Grandes Premios del calendario, que estar este país es algo mágico.

 

Se sienten a gusto con el cariño que reciben y el trato que se les otorga, les agrada la alimentación, los mariachis y muchas cosas más.

 

En 2015 el ganador de la carrera fue el alemán Nico Rosberg, en Mercedes, que fue aclamado en el podio como un verdadero ídolo, seguido de su coequipero Lewis Hamilton.

 

Y el año pasado venció Lewis, con Nico segundo. Pero la gente volvió a aclamar a Nico, como si hubiese sido el vencedor.

Lewis fue campeón mundial en el 2015 y Nico el año pasado, como escudería, Mercedes ha acaparo las dos victorias y la corona de Constructores..

Este año, todo parece indicar que el cetro volverá a ser de Hamilton, pero Nico no estará en un monoplaza. Decidió retirarse de la actividad.

 

Pero seguramente estará presente en el Autódromo Hermanos Rodríguez, porque se siente arropado por la gente y ahora anda como manejador de pilotos que destacan en las categorías de crecimiento y a los cuales quiere ayudar a llegar a la F-1. Nico es todo un personaje.

De esta forma, un triunfo más de Lewis le daría automáticamente el título mundial, sin necesidad de pasar por Brasil y llegar a Abu Dhabi.

Sería el cuarto, con lo que igualaría los conseguidos por Juan Manuel Fangio (cinco en total), Alain “Cerebro” Prost y Sebastian Vettel.

 

Y se colocaría a tres de los logrados por el alemán Michael Schumacher, quien ahora se mantiene en una cama, afectado por un gravísimo accidente mientras practicaba ski en nieve, en Francia, hace cuatro años.

 

¿Y saben porque Hamilton se ve tan contundente ahora?

Simplemente, porque tiene el mejor auto del certamen y gracias a los errores de Ferrari, su máximo oponente, corre con tanta tranquilidad que no comete errores y tampoco se siente presionado.

 

Sinceramente no creemos que ni Vettel, ni Kimi Raikkonen, pudieran llevarse el triunfo éste domingo aquí, como para esperar el milagro de que el moreno no termine la carrera y matemáticamente Sebastien mantenga algunas esperanzas de alargar esa lucha por el título.

 

Valtteri Bottas, el piloto dos de Mercedes este año, no ha rendido como se esperaba, ni ha podido igualar las actuaciones de Rosberg: la verdad se duda de que pueda llegar, incluso, al podio. Y si hay que tomar en cuenta a Max Verstappen y Daniel Ricciardo, porque Red Bull, su equipo, ha tenido un crecimiento notable en las últimas fechas y han ido al podio con muy buenas actuaciones.

 

Al respecto de Sergio Pérez, ya se sabe, sus alcances, merced a su equipo, es terminar séptimo, tanto en calificación como en carrera, a menos de que uno de los “seis grandes”: Hamilton, Bottas, Vettel, Raikkonen, Verstappen y Ricciardo, abandonen o tengan un contratiempo.

Pero hay que recordar que, en las dos últimas justas, su coequipero Esteban Ocon lo ha superado y la historia, tristemente podría repetirse aquí. En el 2015, Pérez, el del ahora auto rosita, terminó octavo y el año pasado fue décimo. Como que el escenario mexicano no le es muy favorable. Veremos qué ocurre el domingo.

 

CAMBIANDO VELOCIDAD

 

Y recordemos: durante las 18 celebraciones que se han cumplido del Gran Premio de México, un conductor ha sido el destacado y ese fue nada menos que el llamado “Escocés Volador”, Jim Clark, quien en tres ocasiones se alzó con la victoria, en la primera de ellas de manera dramática, pero siempre mostrando su enorme calidad y sus habilidades natas para llevar un monoplaza a grandes velocidades.

 

 

Y hay que consignarlo, en ese entonces (los 60s.), los vehículos no tenían los avances electrónicos de los actuales, por lo que las manos del piloto eran fundamentales en el resultado…

 

Tiempos heroicos, porque en esa época no había ni cambios de llantas, ni reabastecimientos, durante una carrera. Los autos se formaban, largaban con un juego de llantas y su tanque de combustible lleno y se iban hasta el final de la distancia pactada…

El primer Gran Premio de México se corrió el 4 de noviembre de 1962, con la circunstancia de que no fue puntuable para el campeonato.

 

En ese entonces se regulaba que una primera carrera era para que el país organizador demostrara su capacidad, sin anexar puntos al calendario.

 

Y eso daba pie a que algunos equipos oficiales inscritos, no se presentaran, como ocurrió con México, prueba a la que Ferrari decidió no asistir, pese a que Ricardo Rodríguez de la Vega, era uno de sus pilotos oficiales…

 

Fue marcada por situaciones que, en condiciones normales, no se hubieran dado. La primera en la que Ricardo, el primer mexicano en llegar a la máxima categoría del automovilismo mundial, pidió permiso a Ferrari para conducir un Lotus del equipo Walker, porque deseaba darles gusto a los fans mexicanos viéndolo en su competencia…

 

Lamentablemente esa situación fue trágica, porque en el primer día de entrenamientos, el día primero de noviembre, Ricardo sufrió un accidente en la entonces Curva Peraltada (similar a la de Monza, en Italia), a gran velocidad. perdiendo la vida al salir despedido de su monoplaza, porque no se utilizaban los cinturones de seguridad y menos un arnés…

 

Luego, el día de la carrera, Trevor Taylor, quien era coequipero de Clark en el Lotus oficial, el del añorado Colin Chapman, fue bajado de su monoplaza al cerrar la primera vuelta, porque Clark, al ser empujado para que su unidad encendiera, fue descalificado. Jim subió al habitáculo del auto de Trevor y se lanzó a la justa, para concretar la hazaña de cruzar primero en la meta, para ser el vencedor oficial.

Muchos, por ese motivo, dicen que hubo dos ganadores. Jim y Trevor, aunque sólo Jim figura en los registros como tal…

 

Un año después, ya en competencia oficial, Jim Clark no dejó lugar a dudas de su calidad y volvió a ser el vencedor, para concretar su tercer triunfo en el circuito mexicano en 1967, siempre en Lotus.

 

Justo un año antes de su trágico deceso durante una carrera de F-2 en Hockenheim, Alemania.

 

Jim Clark, pues, ha sido el máximo ganador del Gran Premio de México en su historia, marca que al menos en éste 2017, nadie podrá igualar.

 

Clark en su tiempo, ganó 25 Grandes Premios, uno más que el legendario Juan Manuel Fangio y fue dos veces campeón mundial…

 

Otros ganadores en México del Gran Premio, durante su primera época, que duró nueve ediciones, fueron: 1964, Dan Gurney; 1965, Richie Ginther (quien utilizó un Honda F-2 con kit de F-1); 1966, Jhon Surtees; 1968, Graham Hill; 1969, Denis Hulme y 1970, Jackie Ickx…

 

Muchos de esos pilotos que estuvieron en la primera época de nuestro Gran Premio, ya no regresaron para la segunda, que fue de 1986 1992 inclusive, para siete ediciones.

 

Y hay que recalcarlo, hubo dos figuras: el francés Alain “Cerebro” Prost, cuatro veces campeón mundial, quien fue el vencedor en 1988 y 1990, en McLaren y Ferrari, respectivamente, y el británico Nigel Mansell, quien en 1987 condujo un Williams y repitió en el 92, año en el que no tuvo oposición..

 

La “gran sorpresa” de la primera edición de la Segunda Epoca, en 1986, la dio el austríaco Gerhard Berger, quien utilizó un Benetton con motor Ford Hart para llevarse la victoria. El brasileño Ayrton Senna, en su McLaren, sólo pudo ganar en el 89 y Ricardo Patrese, en Williams, donde era coequipero de Mansell, fue el número uno en el 91…

 

Este año pues, Hamilton podría igualar a Prost o Mansell, con dos triunfos en México, pero si no es él, quien lo supere, será vencedor aquí por vez primera. Veremos qué ocurre…

 

Leave a Reply