Home > Deporte Jalisco > "Amateur" > Mucho más que Futbol Americano

Mucho más que Futbol Americano

Sin precedente en Jalisco, Estadio 3 de Marzo, sábado 21 de octubre: El clásico nacional del americano, Águilas Blancas del IPN contra Pumas de la UNAM. Nace en 1936, a un año de que en Guadalajara surgiera la primera universidad privada del país, (UAG; La Autónoma; Los “Tecos”) curiosamente pioneros de este deporte en Jalisco, que hoy cuentan con equipo en Liga Mayor y precisamente serán la casa sede del encuentro.

Rivalidad famosa, pero con origen y contexto poco conocidos de fondo y menos en provincia, aquí no serán importantes la tabla de posiciones, roosters ni estadísticas de los equipos, lo que destaca es la connotación social que los trae y que sigue rebasando lo deportivo convirtiendo el juego en un referente con transcendencia histórico, cultural y social en nuestro país.

El posicionamiento del americano no es casualidad, surge de una razón social y no deportiva. A pesar de que el soccer ya dominaba en popularidad, estas instituciones públicas invirtieron en un deporte caro y tan “gringo” respondiendo a la necesidad de diferenciar a las polarizadas clases socio-económicas que coincidían en sus aulas, la educación superior aún no se regía a “billetazos” y los “Fresas” se tenían que juntar con la “chusma” para educarse, por lo que esta opción fue una válvula de escape como símbolo de estatus dentro de los campus compartidos.

En ese marco, la UNAM, con años de ventaja, impartía carreras muy intelectuales en contraste con el Poli que nació como opción para clases desfavorecidas y con materias técnicas menos valuadas socialmente, es decir, aun entre las escuelas públicas había “niveles”, este clásico se originó bajo factores de rivalidad social, la cinematografía nacional en su época dorada separaba por igual esas clases, para el pueblo, la lucha libre era el referente en cuanto a deporte, pero cuando se trataba de acaudalados y/o educados no había mejor set que el estadio de CU y el ambiente “superior” del clásico UNAM- Poli. Con los años esto no ha cambiado mucho, padres y jóvenes aspiran a cursar estudios superiores y aún mejor si se puede ser parte de la élite de “guerreros” becados por su desempeño deportivo, pero ahora en universidades privadas.

Deportivamente no hay más que decir, Pumas ha ganado casi el doble de los partidos y, aun con esa ventaja, la pasión se ha mantenido por décadas al grado de orillarlo a jugarse a puerta cerrada después de infinidad de batallas campales, heridos e incluso un muerto en 1978. De hecho, por más que digan que lo traen para “fomentar” el americano en el occidente, de fondo es porque la fanaticada no puede verlo sin arrebato y riesgos en la CDMX.
¿Qué esperar?…

Ante todo, comprender que es mucho más que un juego, es una batalla muy particular con símbolos particulares de nuestra historia social que nada tienen que ver con deporte, es más, ni un gringo comprendería lo que se compromete en ese emparrillado. Como espectáculo… El americano de por si impresiona y este juego en particular brinda una gran oportunidad de ver a nuestros máximos gladiadores luchando como en una final, con la dignidad y el orgullo de por medio. ¡Vale la pena!
Herberto de la Rosa
beto@eluno.mx
Twitter: @herbertodlarosa

Leave a Reply