Home > Columnistas > "Francisco Carmona Solís" > En deuda con Daniel “Rana”Muñiz

En nuestro espacio anterior decíamos que uno de los personajes a los que el automovilismo deportivo le debe cuando menos un reconocimiento, es a Daniel “Rana”Muñiz, quien además de ser piloto estelar, fundó y presidió la Asociación Nacional de Automóviles de Competencia, A.C., en tiempos álgidos de nuestro deporte y terminó como promotor de grandes carreras, entre ellas las que trajo a México de la Serie IMSA y la Fórmula Indy en dos temporadas.

 

Pero, sobre todo, a Muñiz le debemos que aún exista el ahora Autódromo Hermanos Rodríguez, que en tiempos de Octavio Sentíes Gómez como jefe del gobierno capitalino, estaba destinado a desaparecer por “elitista” y para convertir las zonas asfaltadas en campos deportivos.

 

Señalar que, además, Daniel, con su entonces socio, Gustavo Hellmund, otro piloto estelar, fueron quienes trajeron la F-Indy dos años, carreras realizadas en el actual autódromo, en ese entonces de la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca.

 

Y por si fuera poco, tenían firmados con Bernie Ecclestone contratos para realizar en la ciudad de México, el Gran Premio de F-1 por cinco años, lo que no se dio, porque en situaciones más políticas que deportivas, no se dieron los apoyos gubernamentales requeridos por Ecclestone y FOCA, para celebrar la justa.

 

Fue hasta 1985 cuando Pascual Ortiz Rubio Muñoz, a la sazón titular de la Confederación Deportiva Mexicana, “convenció” a Mauricio Maya, al mando de la FMAD, y a los hermanos José y Julián Abed, de solicitar la justa, con el respaldo de Ramón Aguirre Velázquez, jefe en curso del gobierno capitalino.

 

Ecclestone le dijo a José Abed, quien había sido nombrado “Presidente del Comité Organizador del GP de México”, que como existía un contrato firmado por los derechos con Daniel y Gustavo, que adquiriera primero los derechos con ellos, lo que se cumplió.

José Abed además, recibió la administración del Autódromo y se hizo cargo de las remodelaciones del circuito, de acorde a las peticiones del Comité de Seguridad de la FIA y las obras se hicieron en tiempo récord, por lo que el Gran Premio de México de F-1, en su segunda época, se hizo realidad en 1986, con un resonante triunfo de Gerhard Berger, con Alain “Cerebro” Prost en segundo y Ayrton Senna, en tercero. La carrera, 15 de 16 fechas ese año, se celebró el 12 de octubre. Prost fue el campeón de ese año.

 

Abed se hizo cargo del Gran Premio hasta 1992, cuando hubo cambio de autoridades gubernamentales y los nuevos funcionarios sexenales no quisieron seguir respaldando al Gran Premio, a pesar del éxito y de los beneficios de todos tipos para el país.

 

No sólo eso, Abed hizo mucho más por el deporte mexicano, pero ese será tema de nuestro próximo comentario. Porque es indudable que José es otro de los personajes a los que el automovilismo no le ha hecho justicia con un reconocimiento.

 

CAMBIANDO VELOCIDAD

Anote usted que el piloto mexicano Daniel Suárez, destacado de la Escudería Telmex, finalizó séptimo en la más reciente carrera de la Copa Nascar estelar de los Estados Unidos, con un top-diez en su primer año en ella…

 

La competencia fue muy accidentada, con numerosos choques muy fuertes, pero por fortuna sin que los pilotos salieran lesionados…

 

Y este fin de semana, con dos pruebas libres hoy, el Gran Premio de Hungría de F-1, donde se supone que los Ferrari podrían tener mejor resultado que los Mercedes, pero lo interesante para los mexicanos, será ver si Sergio Pérez recupera su sitio y hace mejores cosas que el novato Esteban Ocon, quien lo hizo ver mal en Silverstone…

 

Y también hoy arrancará el Rally de Finlandia, de campeonato mundial, donde se habla que Sebastian Loeb, nueve veces monarca, podría reaparecer en 2018, con un auto armado entre Citroen y Peugeot…

 

Pero…  

Leave a Reply