Home > NBA/NFL/OTROS > "MÁS DEPORTES" > Los saltos heroicos de Yelena Isinbáyeva

Los saltos heroicos de Yelena Isinbáyeva

Lleva en su ADN el heroísmo de Stalingrado, su ciudad natal. Ninguna mujer ha saltado tan alto como para alcanzar el cielo como ella. Yelena Gadzhiyevna Isinbáyeva nunca fue una conformista, por ello el día que se aburrió de ganar decidió dejar de tomar impulso hacía las alturas.

 

Así la niña rusa quien se vio obligada a abandonar la gimnasia porque había ganado muchos centímetros de estatura, encontró en el salto con garrocha el mejor de los escaparates para mostrar su entrega y dedicación total al atletismo. Para Yelena Isinbáyeva no se trata de imponer récords, ganar medallas y campeonatos. Lo más importante cuando surcaba lo aires era competir contra ella misma, lo que apareciera después sería por añadidura.

 

Figura y rostro de modelo de pasarela los ojos grisáceos de #YelenaIsinbayeva proyectaban una fuerza descomunal en cada uno de sus saltos como el que le dio el metal dorado en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 alcanzó los 4.91 metros. Recordado su festejo hilarante con los puños en alto y una sonrisa brillante que resaltaba aún más la belleza natural de la atleta rusa.

 

Cuatro años después en Juegos Olímpicos de Pekín 2008 Isinbáyeva volvió a mostrarse imponente con la garrocha, una nueva medalla de oro ahora con una marca increíble de 5.05 metros. La reina rusa del salto había dado un golpe de autoridad demoledor. El único peligro posible era aburrirse de ganar.

 

Reconocida con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes en el 2009, Isinbayeva estaba por llegar a un tope ganador incómodo. Un descanso bien meditado en su Stalingrado, a donde regresó un Domingo de Perdón, el día en el que los rusos se perdonan todas sus fallas, le ayudó en 2012 a volver con toda dignidad a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 para colgarse la medalla de bronce. Yelena volvía a volar como siempre lo había hecho, sin miedo, imponente y majestuosa.

Leave a Reply