Home > Futbol Mexicano > "América" > Por la supremacía en CONCACAF

Por la supremacía en CONCACAF

Comenzaron 24 y ahora sólo a dos equipos les queda viva la ilusión de jugar la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2016. Tigres y América disputarán la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF 2015/16 luego de superar a Querétaro y Santos, respectivamente, en los duelos de vuelta de las semifinales.

 

 

Tigres 2-0 Querétaro

 

Tuvieron que pasar 83 minutos de la primera semifinal de vuelta para que por fin la pelota besara las redes. Y quién más sino el internacional francés André-Pierre Gignac para romper el equilibrio de un partido que no tenía dueño. Hasta ese momento ambos equipos habían tenido oportunidades, pero el trabajo en media cancha y la buena contención queretana habían dejado el duelo sin gritos de gol. Hubo tensión, intentos en ambas porterías, estiradas de los arqueros y cabezas que cortaron centros envenenados. Entonces Gignac se encontró con una pelota suelta en el área rival y con un disparo de primera intención anotó el primero de la noche para los felinos. Pocos minutos después y con los aficionados presentes todavía en el delirio del festejo, el delantero francés se arrancó la marca de un defensor con una elegante finta y luego alargó la estética de la jugada con una picada que concretó el 2-0 final.

 

 

América 0-0 (1-0 t.s.) Santos

 

Pitó el árbitro y desde el primer minuto el América, vigente campeón de la competición, enseñó los dientes. Las Águilas se lanzaron al frente sin tregua y buscaron asfixiar a Santos. Con el paso de los minutos el arquero santista Agustín Marchesín se volvió figura y si el marcador seguía en ceros era por el argentino. Pero conforme la primera mitad fue alcanzando madurez, Santos superó la timidez inicial y anunció sus ganas de gol con un potentísimo disparo de Martín Bravo que se estrelló en el larguero. La segunda parte continuó en el mismo tenor, con aproximaciones e intentos, pero también sin los goles necesarios para impedir la llegada de los tiempos extras. Ahí, el recién ingresado Michael Arroyo sentenció el pase de las Águilas a su segunda final consecutiva con un disparo de tiro libre que el guardameta rival no pudo resolver adecuadamente.

Leave a Reply