Home > Columnistas > "Paco González" > EL LEGADO DE TOMÁS

Tomás Boy y el Atlas decidieron por mutuo acuerdo no renovar compromiso para el próximo torneo por así convenir a los intereses de ambos.

Era un secreto a voces, un strike cantado, al Atlas ya no le satisfacía la dirigencia del Jefe y a Boy el reto dejo de interesarle.

Hubo desavenencias en el camino. La más grave quizás cuando el técnico aseguró que el campeonato le urgía mas al Atlas que a él, pero también hubo grandes aciertos de ambas partes y el fútbol debe quedarse con eso.

Tomás tomó a los Zorros dos veces, en la primera logró meterlos a una fase final cuando el equipo parecía acostumbrado a ver las liguillas por TV.

En la segunda etapa, ya con nueva directiva, el problema era de riesgo inminente de descenso, y lo zafó rápido y bien.

La productividad del DT fue del 51% en los 55 partidos que dirigió donde obtuvo 23 victorias, 17 derrotas y 15 empates.

Números muy respetables para un equipo que corría graves riesgos.

Pero la asignatura pendiente siempre fue ser competitivo en liguilla, tener reales posibilidades de ser campeón.

Y es que la sequía de 64 años sin titulo tienen inquieta a la fiel.

Y las tres veces tropezó con la misma piedra a pesar de tener escenarios muy favorables, cayó ante Santos, Monterrey y Chivas, siendo favorito en todas las series.

Fue criticado fuertemente por la tribuna a veces sin razón y a veces justificado, cometiendo el grave desacierto de embestir a un aficionado.

Pero ese es Tomás, de sangre caliente y un genio de la estrategia.

Le pudo haber faltado entregar el campeonato pero deja sentadas bases para lograrlo en un futuro cercano

Quizás con el plantel que tuvo le saco el mayor jugo posible, solo la historia lo pondrá en su justa dimensión.

Lo que definitivamente no merecía ni él, ni Atlas, ni el fútbol fue el bochornoso espectáculo que dio la 51 arruinando la tranquilidad del Coloso, el día en que Tomás y Atlas pensaban tener cita con la historia para bien, y fue todo lo contrario.

Leave a Reply