Home > Futbol Mexicano > "Atlas" > Chivas aplastó al Atlas

Chivas aplastó al Atlas

En la cancha, por el poco juego y en la tribuna por el pésimo comportamiento de sus barristas. Tres goles de Marco Fabián y uno de Omar Bravo, encolerizaron a los integrantes del grupo de animación, ubicados detrás de la portería norte del Estadio Jalisco, que registró el lleno.

De pronto, unos 25 barristas invadieron la cancha y amedrentaron a jugadores y miembros de la seguridad. Otra vez, en un clásico, el operativo de seguridad es rebasado. Otra vez, el terror y el miedo, inundaron las tribunas. Otra vez, los actos vandálicos se hacen presente en el futbol. Hubo golpes con policías y agredieron. A algunos seguidores de Chivas. Sin duda, Atlas será sancionado, duramente por la Federación Mexicana de Fútbol.

El juego después pasó a segundo término pero antes se vivió un gran espectáculo. Luego de la deuda que había quedado de ambos planteles con la afición, por el aburrido juego de ida, llegaron los goles.

Apenas cruzaba el minuto 3 cuando Raul López, mandó un servicio al área, el cual fue rechazado y Fabián la prendió para estrenar la emoción en las tribunas.

A los dos minutos, la euforia fue del lado atlista. Juan Carlos Medina desde fuera del área sacó un disparo potente para en otro golazo, poner el empate a un gol.

Fabián volvió a brillar en cuestión de un instante. Al 17′ hizo una gran jugada, frente a tres jugadores de Atlas, para sacar un gran e de pelota con la pierna derecha, que lo envió al ángulo de Federico Vilar, para el tres goles por uno a favor del rebaño.

Por momentos fue tanto el empuje hacia el frente del Guadalajara, que Tomás Boy, mandó una variante apenas a la primera media hora de juego. Sacó a Luis Venegas y metió a Edgar Castillo. Venegas, por cierto, salió molesto del campo, increpó a su entrenador y se fue directo al vestidor.

La modificación, abrió espacios pues Atlas arriesgó en táctica lo que no había hecho anteriormente. Al 39′ de acción, otra vez Marcó Fabián dijo presente y confirmó una de sus mejores tardes como jugador profesional. Nuevamente sacó un rivalizó de derecha pero antes quebrando la cintura a Enrique Pérez, para después vence con clase a Vilar. Chivas ganaba 3-1, pero aún había más.

Luego de unos minutos de mucha intensidad en la media cancha, Chivas generó una opción de peligro importante. Y otra vez un servicio de Raul López, fue bien aceptado por Omar Bravo, quien con un espectacular remate de cabeza, puso de pie el Estadio Jalisco y ahí, sin duda la serie estaba liquidada.
> Esto provocó la furia de la barra 51, unos 25 de sus integrantes saltaron al campo, espantaron a jugadores y elementos de seguridad. Tras casi 20 minutos, el juego se paralizó. Al final, sí hubo sonrisas en Chivas, tras el susto por los barristas. El equipo de José Manuel de la Torre, ahora sueña con llegar a una final.

Leave a Reply