Home > Columnistas > "Héctor Huerta" > Atuendo futbolero

La ex Catedral del futbol mexicano

El futbol de Jalisco estaba grave pero nadie se dio cuenta. Advirtieron el mal cuando ya era tarde. En los años setentas llegó a tener cinco equipos en la primera división (Chivas, Atlas, Jalisco, UdeG y Tecos), equivalentes al 25 por ciento de todo el futbol de primera división.

La cantidad se fue reduciendo hasta que desaparecieron Jalisco, Tecos y durante 24 años los Leones Negros también fueron un equipo fantasma.

La plaza se quedó con los representantes más añejos, Chivas y Atlas, nacidos a principios del Siglo XX y con una honda raíz que permeaba a las familias tapatías y a la sociedad de Jalisco.

Ambos equipos nacieron de la voluntad de socios, los cuales constituyeron sendas asociaciones civiles sin fines de lucro. En la etapa amateur y luego en el profesionalismo (a partir del torneo 1943-44), los dos equipos más antiguos de Jalisco completaban la cuota del futbol de Jalisco junto con el Oro y el Nacional.

Por aquellos años, Jalisco se convirtió muy pronto en la Catedral del futbol mexicano, con equipos poderosos, que representaban dignamente a la región, con una afición creciente y una pasión por este juego.

De 1947 a 1970 (27 años), el futbol de Jalisco acaparó casi el 50 por ciento de los títulos disputados, con 1 campeonato del Atlas, 8 de Chivas (era la época de vacas gordas representadas por el “Campeonísimo”) y 1 del Oro.

La crisis comenzó casi sin darnos cuenta y aunque se tenían a 5 equipos representantes de Guadalajara y Zapopan, en los siguientes 35 torneos, entre 1970-71 y el Invierno 2000, apenas se consiguieron 3 campeonatos, dos de Chivas (86-87 y Verano 97) y otro de Tecos (93-94).

La crisis era profunda y seguimos sin darnos cuenta. Los siguientes 28 torneos cortos se disputaron entre 2001 y 2014, con apenas el título ganado por Chivas en el Apertura 2006.

A partir de entonces, Atlas y Chivas han vivido más cerca de las profundidades que del cielo. Hoy el cuadro atlista respira tranquilo, en una zona de aspiraciones de éxito, haciendo buenos torneos pero desinflándose en las liguillas. Mientras que el Guadalajara está peleando actualmente por lograr la salvación, ante UdeG, Puebla y Veracruz.

Esa es la triste realidad del futbol de Jalisco. Hoy es tan solo una pálida sombra de aquella añeja grandeza de los primeros años. El balance es grave: en los primeros 27 años se ganaron 10 títulos. En los siguientes 44 años, apenas 4 campeonatos. En 92 torneos, entre cortos y largos, el futbol de Jalisco lleva 14 trofeos de campeón. La grandeza del futbol jalisciense se desplomó sin darnos cuenta.

Nunca pensamos como William Shakespeare, quien alguna vez dijo: “No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande”.

Leave a Reply