Home > Columnistas > "Héctor Huerta" > ATUENDO FUTBOLERO I POR HÉCTOR HUERTA

ATUENDO FUTBOLERO I POR HÉCTOR HUERTA

ATUENDO FUTBOLERO

POR HÉCTOR HUERTA

 

 

La crisis impensable

 

En 106 años de historia, nunca antes había vivido el Guadalajara una historia semejante: el terror de estar al borde del precipicio.

Serán las 16 semanas más atemorizantes para su afición. En el ayer, la frustración era no calificar o no pelear por el título.

La pesadilla hoy es una realidad: el América acabó la sombra del “Campeonísimo” al convertirse en “el más grande”, con 12 títulos, por 11 de las Chivas.

La administración de Jorge Vergara tomó el control de la historia con 10 campeonatos en sus vitrinas, por ocho del América. En estos casi 13 años, las Águilas han ganado cuatro títulos y las Chivas de Vergara apenas uno.

Pero ese es un problema menor frente al gran desafío de salvarse en esta temporada. Tendría que producirse una toma de conciencia dentro del plantel, la directiva, el cuerpo técnico, los jugadores y la afición, para dimensionar el tamaño del problema que se vive.

El descenso existe. Y los otros tres contendientes en esta danza macabra, Leones Negros, Puebla y Veracruz, tienen claro lo que se juegan. Los futbolistas de Chivas, en cambio, no muestran una preocupación real ante lo que se juegan. Sus carreras seguirán en otros equipos y el eventual descenso será parte de su anecdotario. No hay mayor dolor. Para la afición es otra cosa: el drama los tendrá este torneo al borde de la butaca. Trasladarán la crisis a su vida personal, para aguantar la “carrilla” en el trabajo, en la escuela, en su familia. Pasarán noches en vela mientras el porcentaje sea una amenaza. Necesitan varias victorias para calmar los nervios.

La realidad que hoy viven Jorge Vergara, los muchos directivos que ha puesto y quitado, los entrenadores que han estado en la banca y los jugadores que van y vienen en la cancha, sólo sirven para hacer una larga lista de culpables.

Al Guadalajara de los tres últimos años le ha quedado grande la historia. Han sido indignos del uniforme que portan y de la historia que defienden. Han puesta a las Chivas en una crisis que nunca debió ocurrir.

Que su conciencia (si todavía les queda algo) se los reclame.

Le han propinado a la afición una puñalada que no merecía.

Leave a Reply