La heroína del futbol: Mia Hamm

19 de Julio de 2017 En Los especiales Por Luis Diaz
La heroína del futbol: Mia Hamm

Es un fenómeno social para las mujeres en los Estados Unidos. Guapa, elegante y de impecable expresión oral.

 

Cuando saltaba al terreno de juego, no sólo representaba a su país con dignidad, sino con todo el talento acumulado con un balón en los pies. El mismo Pelé la encumbró en una declaración: “Me alegra no haber jugado nunca contra ella (Mia Hamm)".

 

Hija de una bailarina de ballet y un piloto de la fuerza aérea estadounidense, Mia Hamm, Licenciada en Ciencias Políticas por University of North Carolina, es la responsable del poder femenino de las chicas en el #soccer su imagen era objeto de portadas en la revista más prestigiosa del mundo, sin importar salieran del genero deportivo Mia resultó la muestra fehaciente de que el sudor no tiene sexo.

 

Equiparada en admiración al astro del basquetbol Michael Jordan no fue producto de la casualidad que ambos atletas protagonizaran un comercial en el que Jordan le aseguraba que podía hacer cualquier cosa que ella hiciera, Mia Ham replicaba con un paso de ballet dominando el balón: “Antes o después, seré mejor que tú”.

 

Ganadora en cualquier terreno Mia Hamm comandó a la Selección Femenil de los Estados Unidos para conquistar la medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996 en base a una técnica individual exquisita, instinto goleador asesino y un liderazgo admirable de la capitana por años de la oncena de las barras y las estrellas.

 

En 1999 y con su carrera en pleno apogeo, Mia Hamm y el conjunto de los Estados Unidos conquistaron la Copa Mundial de la categoría celebrada en su casa, el país entero, incluido el presidente de entonces, Bill Clinton, se extasiaron ante el futbol desplegado por una mujer heroica, Mia Hamm.

 

En ese mismo año la número 9 en los dorsales fue llamada por su nación para encabezar el nacimiento de la Selección femenina de fútbol de los Estados Unidos.

 

A pesar de que ponía todo en juego al aceptar jugar en el cuadro de Washington, con su esposo, piloto radicando por motivos de trabajo en Japón, Mia Hamm superó con creces el reto.

 

Las asistencias al Estadio Robert F. Kennnedy para observarla jugar se dispararon, al grado de que el futbol soccer femenino se convirtió en la máxima atracción deportiva en la capital de los Estados Unidos por encima del basquetbol y el futbol americano.

 

Tras su retiro en el 2004, Mia Hamm dijo adiós a las canchas con el galardón de ser considerada la mejor futbolista de todos los tiempos. Aquella sentencia a Michael Jordan se convertía en toda una realidad.

Comparte esta noticia

Tu opinión cuenta
comentarios powered by Disqus