El hombre de hierro: Cal Ripken Jr

19 de Julio de 2017 En Los especiales Por Luis Diaz
El hombre de hierro: Cal Ripken Jr

Infatigable. Desde niño mostró una energía superior al resto de sus amigos, basquetbol, futbol americano y finalmente el deporte que lo apasionó al extremo, el beisbol. Calvin Edward Ripken Jr, fue inspirado por su señor padre, cátcher de una novena de ligas menores de Maryland, quien algunas veces jugaba sin la protección de la careta.

 

Uno de los mejores #shortstops en la historia del beisbol para la campaña de 1983, la de su debut profesional ganó el trofeo a Novato del año. Sin ser un objetivo establecido, Cal iba por la marca del caballo de hierro, su ídolo Lou Gehrig, quien dejó una marca de 2130 juegos jugados de manera consecutiva desde 1939.

 

Ripken la igualó en 1995. La fecha el 16 de septiembre enfundado en su única franela, la de los Baltimore Orioles. Además de su constancia, lealtad a prueba de todo de Cal Ripken Jr.

 

Si una palabra estaba borrada en el diccionario del pelotero estadounidense era perder. Ni en los juegos de basquetbol organizados por sus compañeros de los Orioles en las convivencias familiares tuvo pensado hacerlo.

 

“Si todos nos agotábamos jugando cualquier deporte para el esparcimiento, Cal se inventaba cualquier otro para continuar en actividad ese día, y en última instancia se divertía en la piscina con todos nuestros hijos, ese es Ripken con una energía descomunal”, relataron sus compañeros de Baltimore.

 

En total el número 8 de los Orioles colgó un récord de 2,632 partidos jugados de manera consecutiva y al máximo de su capacidad, tanto a la ofensiva como a la defensiva.

 

En toda su carrera profesional Cal Ripken Jr mantuvo vivo el recuerdo de Gehrig, quien padeció la mortal enfermedad de la esclerosis lateral amiótrofica, Ripken es hasta la fecha promotor en la investigación de esta enfermedad.

 

Los Orioles de Baltimore retiraron su digito del roster en el 2001 en homenaje al hombre invencible, Cal Ripken Jr.

Comparte esta noticia

Tu opinión cuenta
comentarios powered by Disqus