En la opinión de Herberto de la Rosa