En la opinión de Francisco Carmona Solís