En la opinión de Demetrio Madero