En la opinión de Carlos Sánchez Mariscal